El vino y el cuidado de los dientes

La preocupación más inmediata cuando se trata del vino y los dientes es, por supuesto, las manchas.


El vino tinto suele tener toda la culpa de esto porque contiene una gran cantidad de cromógenos. Los cromógenos, que también se encuentran en el café y el té, que también pueden manchar los dientes, son sustancias que producen pigmentos que se unen a los dientes y causan manchas. Los taninos, otro componente clave del vino tinto, contribuyen a este efecto de unión.


Pero no son sólo los cromógenos y los taninos -o incluso sólo el vino tinto- los que te tiñen la sonrisa; el vino blanco comparte una parte igual (si no mayor) de la culpa.


La acidez del vino puede romper el esmalte y hacer que los dientes sean más susceptibles a las caries es también en gran parte responsable de promover las manchas. Así que, aunque no contenga el pigmento que tienen los tintos, la acidez del vino blanco, normalmente más alta que la del tinto, puede romper el esmalte y dejar los dientes más vulnerables a otros alimentos y bebidas más pigmentados. Por eso tus dientes pueden parecer especialmente manchados cuando pasas del vino blanco al tinto en una sola noche: básicamente has preparado tus dientes para que se manchen con el vino blanco ácido y luego los has recubierto con el tinto altamente pigmentado.


¿Cómo puedes proteger tus dientes?


El impacto del vino en los dientes puede sonar un poco aterrador al principio, pero los amantes del vino no deben preocuparse de que sus dentistas les digan que dejen de beber por completo.


Cuidarse es tan sencillo como practicar los hábitos básicos de higiene dental, como cepillarse los dientes dos veces al día, usar el hilo dental todos los días, llevar una dieta equilibrada y acudir al dentista con regularidad.

Pero aunque estas prácticas de prevención deberían mantener a raya la preocupación más grave de la caries, los bebedores frecuentes de vino podrían acabar con un caso de dientes teñidos de magenta después de beber. Aunque tu instinto podría ser el de restregarte los dientes en cuanto veas estas antiestéticas manchas, los expertos recomiendan que te cepilles antes de beber (para minimizar la cantidad de placa que el vino puede adherir en primer lugar) y que esperes hasta al menos 30 minutos después de beber vino para volver a cepillarte.


Un truco que podemos compartir es que inmediatamente después de beber vino [o entre copa y copa], hacer enjuages con agua. Este consejo no sólo ayuda a eliminar las manchas de vino. Como el agua es una sustancia neutra, es decir, no es ni básica ni ácida, ayuda a restablecer los niveles normales de pH en la boca después de beber vino, lo que a su vez ayuda a evitar las bacterias ácidas, que pueden provocar caries.


El enjuage con agua también ayuda a estimular el flujo de saliva, que es fundamental para combatir estas bacterias dañinas y mantener los niveles ideales de pH. Por eso -entre otras razones- es una gran idea no sólo beber agua con el vino, sino también encontrar algún alimento para consumir con él. "El acto de masticar estimula la saliva", explica Finkel, y cita el queso como un gran acompañante porque carece de pigmentos que manchen los dientes, no es ácido y, por supuesto, porque combina especialmente bien con el vino.


Sin embargo, incluso con estas medidas adicionales, una cantidad suficiente de vino durante un periodo de tiempo suficientemente largo puede dejar los dientes un poco menos blancos de lo deseado. Si ese es el caso, recomendamos consultar con nosotros sobre un régimen de blanqueamiento dental profesional.


Estamos atentos para servirte y solucionar tus problemas, mientras tanto salud!.


37 visualizaciones0 comentarios